La Audiencia revoca la primera condena por las molestias de los pisos turísticos

El gozo de la comunidad de propietarios granadina que logró clausurar unos pisos turísticos del Centro de Granada por las molestias que causaban los visitantes a los vecinos ha durado poco más de ocho meses.

Se trata de una noticia que analiza con mayor profundidad los motivos de la Sentencia pionera para las Viviendas Turísticas por un juzgado de Granada que publicábamos recientemente.

El fallo destaca que la comunidad de propietarios no precisa en su escrito de demanda en qué han podido consistir «los supuestos gravísimos daños» causados por los pisos de la propietaria demandada, «ni aporta, al menos, un reportaje gráfico de estos daños y las facturas abonadas por su reparación».

En el bloque existen otras viviendas que se dedican a la misma actividad que los pisos de la controversia. Además, hay otros destinados a despachos profesionales que también provocan un goteo incesante de ciudadanos.

Para el tribunal, no es justo que unos sí puedan explotar sus pisos de este modo y otros no, pues «carece de justificación –añade en este sentido– que a unos vecinos se les imponga el cese en la actividad y que esta misma actividad se les permita a otros.

Consulta el Artículo de Prensa completo en El Ideal de Granada